¿Qué tienen en común una acera de la ciudad, un camino rural, un arroyo, una bahía y una playa? ¡CONTAMINACIÓN PLÁSTICA!

Las bolsas de plástico, botellas y utensilios son la forma más común de basura en nuestras calles y aceras. No solo contaminan nuestras comunidades, sino que una vez transportados de la tierra al océano por el viento, la lluvia y los cursos de agua, estos plásticos desechables hacen daño a los peces, aves y otros animales salvajes. Los desechos marinos pueden provocar el cierre de playas, reducir el turismo, impactar la navegación comercial y recreativa y otras actividades económicas.  A medida que los plásticos desechados se degradan, se descomponen en pequeñas piezas llamadas microplásticos, que pueden entrar en la red alimenticia y liberar químicos tóxicos con el tiempo.

La forma más efectiva de evitar que los plásticos entren en nuestros canales es detener la basura en el lugar donde comienza. Existen formas sencillas y económicas de reducir el uso de plásticos desechables de un solo uso, como botellas, bolsas, sorbetes, agitadores y envases de alimentos / bebidas.

Firme hoy la Promesa de Plásticos Libres y tome medidas para mantener la contaminación plástica ¡Fuera de las aguas de Nueva York y Nueva Jersey!